ESP
Cerrar Sesión 
Experiencia del Plan Vacacional Vocacional
Realizado por Andreína Falciano
11/08/2009 - 1005 Vistas
Un espacio ddedicado a niños y jóvenes.

Comenzar a escribir siempre es difícil y más cuando sentimos que las palabras no alcanzarán a describir las cosas que hemos vivido y sentido. El pasado 6 de agosto recibimos en nuestra casa de Petare  a las jóvenes que nos ayudarían a hacer posible nuestro segundo plan vacacional, a diferencia del año pasado en el que el número de  chicas participantes llamaba la atención (eran10), este año sólo tres muchachas durmieron en la casa, las otras eran jóvenes del barrios que iban y venían. Para mi sorpresa muchas de las animadoras son jóvenes a quienes les di clases hace ya algunos años, y que ahora, ya hechas unas señoritas, encuentran que pueden darle más sentido a sus vidas desde el servicio a su comunidad.

 

               Petare para mí significa muchas cosas, sus calles, su gente, las casas, los niños todo tiene un aire especial; para mí es un lugar muy entrañable y me recuerda mis mejores años de juniora en relación al contacto con la gente y la sencillez de los niños. Cuando llegué allí me sentía físicamente cansada después de vivir un año escolar intenso, después de las boletas, las planificaciones, la fiesta y los bailes de cierre de proyecto, sin embargo,  fue allí donde recuperé mis fuerzas.

 

     Los últimos días había soñado con mil ideas para hacer este plan vacacional mejor y más significativo que el del año pasado, pues creo que después de que hacemos algo bien tenemos la tarea de hacerlo cada vez mejor. Así fue, cada día un detalle, una sorpresa nueva, en la ambientación, en los temas, en las manualidades, en los paseos, en las meriendas, ayudadas por todo el mundo, profesores, juntas comunales, familia, para poder hacer posible esta actividad.

 

     En el espacio destinado a las jóvenes realizamos cosas muy significativas, como rezar cada día dirigidas por dos de ellas, escribir en un buzón mensajes, oraciones, reflexiones, chistes para compartir por la noche, (esta actividad nos hizo reír un montón, era siempre el momento esperado). Además tuvimos la oportunidad de ver juntas una película llamada “El último regalo”, película que les recomiendo a todas, ya que se puede ver con personas de cualquier edad, de cualquier grupo, y siempre será un llamado radical y profundo, muy personal. Compartimos también con ellas el Carisma de la Congregación, algunos rasgos de nuestros fundadores y la llamada y tipos de vocaciones de las que el Señor se vale para cumplir su plan en nosotros. Cada espacio fue especial, pues todas participaron y enriquecieron todas las propuestas de trabajo. La comida estuvo deliciosa, pues siempre cocinaba alguien diferente y la casa y áreas de trabajo siempre muy limpias.

 

     De cara a esta actividad me siento llamada a que, como congregación, la mantengamos, pues muchos de los niños que participaron son realmente de escasos recursos y sus mejores días de estas vacaciones son los que han compartido con nosotras en esta actividad. Así también, para las jóvenes que participan es un servicio y un don poder compartir la vida, y para tod@s  una aventura diferente.

 

     El último día de nuestro plan vacacional hicimos un paseo para una piscina, nos las pasamos genial, pero al volver nos agarró un palo de agua tremendo y muchos de los padres tardaron en buscar a sus hijos, nosotras parecíamos pollos mojados, la última mamá que vino por sus dos hijas, venía casi llorando, había estado en su casa  sacando el agua, y todas las cosas se le habían mojado, siempre me pregunto: ¿por qué hay ricos tan ricos y pobres tan pobres? Miro al cielo y sólo puedo recordar el poema de Pedro Casaldáliga que tanto me gusta:

 

“Escaleras de Petare bajo la niebla y el sol,
por donde bajan los pobres, por donde tropieza Dios,
por donde El me viene encima si le pongo corazón…
Subir la cuesta, la vida, bajar la desolación.
Bajar por los derechos, subir detrás del amor.
Escaleras de Petare, esa escalera de Jacob
por donde suben y bajan
los excluidos y Dios.”



     Que Dios nos bendiga a todas siempre, de forma especial que bendiga nuestros deseos de hacer que su Reino sea vida entre todos los hombres y mujeres. Un abrazo.

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad