ESP
Cerrar Sesión 
Misión en las Veredas
Visitas 1
- Por: Mª Carmen Blanco
Semana Santa Vocacional’09 en la vereda del Limón en Colombia.

Este año la experiencia con la gente de la vereda del limón nos permitió compartirla con un grupo de jóvenes que manifestaron tener inquietud vocacional y es por ello que su programación fue la celebración de la semana santa vocacional. Estas muchachas proceden  de nuestro Colegio de Manizales y con anterioridad habían  tenido encuentros con la hermana Juani, donde evidenciaron su interés y deseo por conocer nuestra vida y misión.

 

  Su experiencia en la vereda junto a nosotras las motivó bastante y les permitió en estos días darse, acompañar, compartir, evidenciar y experimentar  lo que es el servicio y la entrega a los demás.

Fueron conscientes de cómo Dios no  se deja ganar en generosidad  pues manifestaban que recibieron mucho más  de lo que dieron. Igualmente desde el compartir con nosotras y con la gente pudieron valorar más lo que tienen y lo que son, descubriendo como se multiplica al ponerlo al servicio de los demás.

En las oraciones que compartíamos cada día se evidenciaba su deseo de estar a la escucha y su disposición de atender al llamado de Dios en el proceso de seguimiento.

 

  Una vez más pudimos palpar a Dios, presente entre  sus preferidos, que desde su apertura y generosidad sin límites nos abrían sus vidas, sus casas, su tiempo…; buscando palabras de aliento, esperanza y comprensión. Donde pudimos constatar su fortaleza, su profunda fe en Dios y su alegría y deseo de participar en todo lo programado a pesar de sus situaciones personales y familiares, del difícil acceso de los caminos hasta la escuela donde nos encontrábamos y de la lluvia y la tormenta que también hicieron acto de presencia.

 

  Es de admirar como valoran  lo poquito que una les puede ofrecer y con que calidez y acogida nos reciben, sintiéndose alentados por nuestra presencia y acompañamiento. Destacamos también sus muestras de generosidad y cariño con sus abrazos, saludos, arepas, plátanos, cebollas, naranjas…; así como sus preocupación y ofrecimiento en todo lo que necesitábamos de ellos.

 

  Dios de nuevo nos sonrió, nos abrazó, nos acogió, nos necesitó, nos alentó y lloró desde los habitantes de la Vereda el Limón.

Que Él que es nuestra fuerza, Él que es la VIDA, que anima nuestras luchas para hacer un mundo mejor y más hermano, en el que nadie quede excluido, permanezca en nuestros corazones para seguir siendo sus brazos, sus piernas, su voz y sus manos para acariciar, para amar, para reconciliar, para sanar, para abrir caminos a la esperanza y a la vida.

 

  Que sepamos VIVIR desde la lógica pascual, que lo vuelve todo del revés para darle un sentido nuevo. Que disfrutemos del AMOR verdadero, ese que ya está derramándose entre nosotras aunque no nos demos cuenta. Que en nuestro horizonte esté el bien como bandera y como meta. Que sepamos y queramos luchar contra el mal que atenaza las vidas, armadas con entrañas de misericordia y reconciliación, para sanar al herido y liberar al cautivo. Para no descubrir, demasiado tarde, que la vida habría podido ser otra cosa.

¡¡¡FELIZ PASCUA DE RESURRECIÓN PARA TODOS Y PARA TODAS DIOS LAS SIGA COLAMANDO DE BENDICIONES!!!

 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad