ESP
sábado, 23 de marzo de 2019
41 ENCUENTRO ECUMÉNICO ORGANIZADO POR LA COMUNIDAD TAIZÉ
Visitas 120
- Por: Angy Carolina Joza
Crónica

 

Desde el 28 de diciembre de 2018 hasta el 1 de enero de 2019 tuvo lugar en Madrid la Peregrinación de la Confianza, junto a los hermanos de la comunidad de Taizé. Acogimos en nuestra comunidad a cuatro jóvenes austríacos y una pareja de españoles.

Ha sido una experiencia inolvidable y enriquecedora, llena de encuentros, sobre todo con Aquel que sabemos que nos une sin tener en cuenta procedencia, lengua o religión. Dios se encarga de ayudarnos a abrir nuestras vidas a los otros, de abrir las puertas de nuestra casa, pero también las puertas de nuestros corazones.

El tema principal del encuentro fue la HOSPITALIDAD; fuimos invitados a vivirla a fondo, con los más cercanos. pero también con aquellos de quienes nadie se acuerda, de los que más nos necesitan, dejando de lado la desconfianza con el otro, la indiferencia y la desigualdad y entrando en el mandamiento al que estamos llamados a vivir: el AMOR.

La oración de Taizé da espacio a la escucha, al canto, al silencio, pero sobre todo da un sentido a la fe, fue esperanzador ver a tantos jóvenes con sus mochilas y bolsas de comer por todo Madrid, con el objetivo principal de orar en comunión, orar con otros muchos que siguen estos espacios para encontrar respuestas y para hallar a Dios que se hace presente en las jornadas de oración, reflexión y acogida en la ciudad, en la parroquias, en las casas y comunidades.

Las actividades programadas empezaban en la mañana con una oración (Cantos, lectura de la Palabra, canto, silencio meditativo, canto, petición, Padre Nuestro, reflexión, canto) en cada parroquia, a medio día una oración común en la catedral de la Almudena.

En la tarde a partir de las tres y hasta las cinco pudimos asistir a diferentes talleres de reflexión de temas con relación a la construcción de la persona.

El día finalizaba en IFEMA, allí, después de un día intenso de aprender, de compartir, de asombrarnos… nos disponíamos para agradecer, para escuchar y ver como basta un pequeño sitio en el suelo para unirse en oración, eran 15.000 jóvenes de todos los países del mundo, era una vista hermosa, un verdadero silencio y una luz que es capaz de iluminar el mundo, la luz de Jesús.

Dios busca las maneras más sencillas para reflejarse, para transmitirnos su amor, y este encuentro lo ha sido. Solo basta estar atento, escucharle, palparle en el compartir con los otros.

Dosatic S.L. © 2019
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad